Diego El Cigala y Ángela Carrasco llevaron una lluvia de sentimientos al Anfiteatro de Puerto Plata

Francis de la Cruz


Puerto Plata. El romance y la fiesta se convirtieron en los protagonistas de la noche del pasado sábado en el Anfiteatro de Puerto Plata, donde los artistas Ángela Carrasco y Diego El Cigala presentaron "Sentimiento y pasión", un espectáculo sin desperdicios a un público de todas las edades.

La velada inició pasada las 10:00 de la noche, cuando Carrasco llenó el escenario con su voz, cantando "Dominicana", mientras llevaba un vestido azul con rosas que la favorecían mucho, y una sonrisa que invitaba a todos a cantar y bailar.

"El poder del amor", "Libérate, libérame" y "Quiéreme" fueron algunas de las canciones que ella interpretó, recibiendo del público aplausos de pie, e inclusive unas rosas rojas de una de las tantas fanáticas que desafiaron las lluvias para estar presente en el evento.

La felicidad de compartir con sus queridos fans dominicanos se sentía en todo el ambiente, que además  estaba cargado de risas por los constantes comentarios que Carrasco realizó durante toda su presentación.

Siete músicos y dos coritas la acompañaron, logrando poner a todos a cantar, inclusive a los más jóvenes que probablemente influenciados por sus padres, se dieron cita a una de las presentaciones más importante que ha tenido el Anfiteatro hasta ahora.

Con la lluvia intensa e imparable, Carrasco realizó su primer cambio de vestuario y volvió otra vez al escenario, esta vez acompañada de la comparsa de los Taimáscaros de Puerto Plata, para luego realizar su despedida que parecía indeseada, puesto que se notó todo el tiempo con mucha energía y ganas de seguir interpretando cada uno de sus éxitos que por más de 40 años ha cautivado al público dominicano y del mundo.



Diversión y baile

Había pasado un poco más de las 12:00 de la noche, y fue entonces cuando Diego El Cigala salió tras bambalinas acompañado de una gran sonrisa, y un clásico traje blanco con negro con el que se le veía muy cómodo. 

Su presentación estuvo vestida de muchas canciones ya conocidas, y la cual el artista cantó en su mayoría con ritmo de salsa. "Hacha y machete", "Juanito Alimaña" y "El periódico de ayer", llevó a muchos de los presentes a pararse de sus asientos y bailar en parejas y solos el ritmo contagioso que entonaba el artista.

No habló mucho, pero sus ademanes y sonrisas hacían ver que estaba disfrutando de aquella presentación tanto o igual que como todos los presentes.

Él también recibió rosas de una emocionada asistente, y las colocó con delicadeza en su mesita de al lado que también ocupaba su bebida que nunca dejó terminar.

Su presentación se fue convirtiendo en más romántica e íntima, cuando ya eran más de la 1:00 de la madrugada y solo quedaban unas mil personas que de a poco se comenzaron a congregar cerca del escenario hasta que parecía que todos habían pagado la taquilla vip para verlo de cerca y mirar sus rasgos.

Cigala estuvo feliz, pero hubo un momento casi al finalizar el concierto que se notó triste y pensativo, tanto que parecía que iba a llorar, haciendo que algunos del público se permitieran hacerlo, mientras él entonaba "Te quiero, te quiero".

Su voz diferente y apasionada no estuvo sola ni una vez, siempre se hizo acompañar de la orquesta Big Band de Cali, que está integrada de músicos de alto nivel a la altura del Cigala.

Ya casi a las 2:00 de la mañana el público cansado pero emocionado despidió al artista español, al tiempo que un grupo de hombres que se apostaron muy cerca de la tarima le pedían cantar "Las Cuarenta".


Fue sorpresa para muchos cuando ya alejados del Anfiteatro se escuchó nuevamente la banda, y entonces esta vez El Cigala junto a Carrasco ofrecieron un cierre imprevisto, pero que dejó satisfecho a todos.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.