Dile no a la desesperación


          Por Francis de la Cruz.

Comprometidas, casadas, embarazadas o con hijos suele ser el estado de mis amigas que, a través de FB, me cuentan sus vidas. Mientras tanto, yo tomo muchas materias en la universidad.

Debido a eso, en ocasiones suelo cuestionarme y sentirme impaciente por lo que la sociedad me empuja a pensar como mujer. ¿Tenemos una edad para conocer el amor de nuestras vidas?, ¿me quedaré soltera por prepararme y ser más exigente? Estas y otras preguntas me hago y sé que más chicas viven estas inquietudes, que nos hacen sin querer, sentirnos impacientes y atadas al desespero.

Un tema social 
Quedar embarazada antes de los 20 años se ha convertido en una realidad latente en la sociedad dominicana y el mundo, sin embargo estas jóvenes deciden no prepararse y organizar primero su futuro, antes de aventurarse a una vida llena de compromisos y responsabilidades como un hijo o un esposo.

¿Por qué no esperar y disfrutar nuestra juventud? Yo soy de las que piensa que conocer gente nueva, salir de fiestas o simplemente quedarse en casa acostada sin pensar en problemas es lo mejor del mundo.

Asimismo lo es cargar con nuestros propios problemas, porque estos nos hacen crecer como persona. Y sí, es muy bueno vivir en casa de los padres, pero tampoco los incito a quedarse hasta los 30 años y convertirse en una especie de estorbo; más bien, les estímulo a expandir sus alas y vivir la experiencia de controlar sus horarios y salidas sin dar explicaciones.

Yo me niego a la idea de casarme ‘porque se me pasará el tiempo’, nadie tiene que decirme que ya tengo 22 y debo tener un novio con quien planear mi boda. Es mi decisión querer brindarme un mejor futuro y asimismo a mis futuros hijos y esposo. Por eso le digo no a la desesperación, porque esta es parte del fracaso.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.